Sin comentarios aún

Devil’s Tower – Encuentros en la Torre del Diablo

Escrito por: Nando Musmarra
Traducido por José Ramón Pastor Aliaga

La espectacular Devil's Tower es uno de los monumentos naturales más característicos de los Estados Unidos y su vista inspira una gran sensación de paz y de armonía con el universo. A Steven Spielberg, el productor de "Encuentros en la tercera fase", le pareció inmediatamente el lugar ideal donde ambientar la escena del encuentro con los extraterrestres.

Como en la película la roca tenía el poder de atraer a las personas dotadas de una especial sensibilidad emanando una música hechizadora, de hecho, en realidad, la gran torre de basalto sigue atrayendo cada año millares de visitantes atraídos por su belleza.

Devil's Tower National Monument a sido el primer paraje natural protegido y fue declarado Monumento Nacional en el 1906, gracias a la clarividencia y a la perseverancia del presidente Theodore Roosevelt que quiso preservarlo a toda costa. En el año 2006 se celebró el centenario de la constitución del parque natural y para la ocasión han organizado grandes festejos y numerosas actividades tanto de carácter deportivo como culturales para celebrar el aniversario.

Devil's Tower, encuentros en la torre del demonio_page8_image1

La leyenda de la Torre del Diablo

La torre es una gran roca de basalto que se eleva a más de 450 metros de altura, altívamente sobresale de la inmensa masa verde de las conníferas que recubren toda su base, perfilándose contra el cielo. La montaña parece un tronco de cono con la cima completamente plana. A lo largo de las pendientes está totalmente recorrida por unas fracturas verticales, que le dan una forma característica, y la hacen distiguible ya desde muchas millas de distancia, de modo que parece una gran roca esculpida por las garras de una bestia gigante.

Eso mismo les debió haber parecido a los antiguos habitantes de aquella zona, ya que fue motivo de muchas leyendas. La montaña ha sido nombrada de muchos modos por los nativos americanos: Para los Crows era: “la casa del Demonio”, para los Sioux era: "Mato Tipila" (La casa del oso), y para los Cheyenne y los Arapaho “Bear’s Tipi”. Los nativos americanos transmitieron muchas leyendas, casi todas estaban ligadas al temor reverencial que tenían al oso, animal históricamente presente en aquel territorio. Pero es la leyenda de los Kiowa, que cuenta la historia de un pequeño indio que se transforma en un feroz oso, la que más huella ha dejado en la imaginación colectiva, tanto que han inspirado y siguen inspiranto todavía hoy en día a muchos artistas.

Narra la leyenda que en una noche oscura, una tribu india estaba acampada junto a un arroyuelo, y siete hermanas con su hermanito pequeño se alejaron jugando. De repente el pequeño indio empezó a temblar compulsivamente, las uñas de sus pies se transformaros en terribles garras y su cuerpo empezó a crecer y se cubrió enteramente de pelo. Las siete hemanitas huyeron espantadas, refugiándode bajo la
sombra de un viejo árbol que tenía las raices en aquella roca. El pequeño que se había transformado en un oso, estaba cada momento más agresivo, y en cualquier momento podía matar a las niñas, entonces una de ellas empezó a rezar implorando a la roca que las salvara.

Milagrosamente la roca empezó a crecer, elevando a las niñas hasta la cima,; El oso que ya se había convertido en un enorme animal, se agarró a la montaña tratando
de retenerla con sus garras. La roca seguía creciendo y las robustas garras del oso la arañaron toda. Las hemanas fueron elevadas hasta el cielo, siendo allá arriba las siete estrellas de la Osa Mayor, iluminando la noche.

El Triceratops horridus expuesto en el Museo de Historia Natural de New York es uno de los ejemplares históricos encontrados en el año 1902 por C.H. Sternberg en Lance Creek fm. Wyoming

La geología de la Torre del Diablo

Los geólogos han elaborado una teoría menos tractiva pero mucho más realista, atribuyendo a la torre un origen volcánico: después de la extinsión de tierra del fin del cretácico que había llevado a la desaparición de los dinosaurios (incluidos los triceratops de los cuales habían encontrado expléndidos ejemplares en Lance Creek formation en cuyos sedimentos se encuentran apenas a unas setenta millas al sur de Devil's Tower), donde empieza la cadena montañosa del sudeste de Wyoming. Las tensiones que estaban elevando las colinas, provocaron también muchas fracturas en los estratos sedimentarios, deformándolos y fraturándolos. El magma incandescente que empujaba desde abajo, terminó así por imponerse aflorando por las fracturas de los estratos sedimentarios más profundos, llegando a perforar la parte más superficial de corteza terrestre y aflorando por las grietas. Posteriormente a la efusión de la roca fundida, el magma se enfrió, y se contrajo dando lugar a la estructura columnar que caracteriza actualmente el monumento.

Las tres tablas ilustran los sedimentos paleozoicos y mesozoicos que hace 60.000.000 de años fueron prácticamente atravesados por la lava incandescente. Estos mismos sedimentos posteriormente fueron erosionados descubriendo “el corazón” de lava que anteriormente se había solidificado y fracturado verticalmente.

Después, durante millones de años. la fuerza erosiva del rio Belle Fourche continuó el lento pero inexorable trabajo de erosion rebajando los blandos estratos sedimentarios que recubrían el territorio circundante, con el resultado e dejar al descubierto lo que a todos los efectos era el núcleo de un antiguo volcán. Cuando la Devil's Tower se encontró indefensa, a la merced de los agentes admosféricos, empezó otro tipo de erosión, cuyos testimonios están todavía en la base de la montaña, bajo forma de colapso de las columnas más externas. Esta erosión continúa hoy en día, aunque el fenómeno es casi imperceptible dada la dureza del basalto.

Desde que los pioneros llegaron al oeste, esta inusual roca fue frecuantada como un sugestivo sitio ideal para los picnics y para los fuegos artificiales que celebraban el 4 de Julio; sucesivamente aquellas paredes proporcionaron el lugar ideal a los escaladores americanos, fascinados por la verticalidad de las columnas de basalto. El lugar conoció una segunda reactivación, cuando, otro presidente de apellido
Roosevelt, pero de nombre Delano, durante la depresión, con un esfuerzo económico fuera de lo común, utiliza a todas las personas desocupadas de la zona en el grupo de conservación civil para construir puentes, carreteras y estructuras turísticas. Fruto de los trabajos realizados por los hijos de la depresión son: el camping, el parking, las áreas de picnic y los senderos que todavía hoy recorren el parque. También estaba prevista una gran escalera que debía subir por las paredes verticales del magma solidificado que se erige por encima de los 450 metros hasta la esplanada superior, pero el proyecto nunca llegó a ejecutarse debido a causa de los eventos que estaban acaeciendo en Europa en aquellas fechas y que al final devinieron en la segunda guerra mundial.

El parque de la Torre del Diablo

El Centro de interpretación del parque ofrece a los visitantes una librería y un pequeño museo sobre la geologia y la historia del monumento. Un breve film que ilustra la historia de parque está proyectado continuamente. El Monumento Nacional es visitable durante todo el año, pero el centro de interpretación abre sólo durante la temporada alta, desde el Memorial Day (último lunes de Mayo) hasta el Labor Day (Primer lunes de Septiembre).

Devil's Tower, encuentros en la torre del demonio_page8_image7

Alrededor de la gigantesca torre hay una extensa red de senderos que atraviesan el bosque por los que se puede pasear tranquilamente pero al final todos van a parar a las paredes verticales cuando se acercan a la base de la gran roca. De todas estas la pista Joyner Crest, que tiene más de una milla y media de distancia ofrece al oscurecer la vista más espectacular.

Siempre ha sido una gran tradición para los escaladores e incluso hoy en día la Devil's Tower es un verdadera institución para los escaladores, ya sea en cordada como en "free climbing". Más de 5.000 escaladores vienen cada año desde todo el mundo para intentar escalar las columnas pétreas, en las cuales el diámetro medio es de 5 metros.

El que quiera probar la difícil aventura de la escalada, debe registrarse anteriormente en la dirección del departamento de visitantes del centro antes de emprender la escalada e informarse de las reglas que hay que seguir. Se necesita estar preparado para las inclemencias del tiempo, así como proveerse de indumentaria de recambio y de antorchas. También puede ser muy útil un casco, ya que son muy frecuentes las caidas de pequeñas rocas. Si viene de otro pais y no trae consigo el aquipamiento adecuado, se puede alquilar todo lo necesario, así como contratar un guía profesional.

Durante la estancia, en el verano, podrá observar que hay constantes demostraciones y ejercicios y existe la posibilidad de inscribirse en un curso de escalada y hacer las prácticas allí mismo a diario, aprovechando la existencia de las enormes columnas de basalto que hay en los alrededores (el autor se ha reservado el derecho de hacerlo, prefieriendo, a la lección de alpinismo, un buen almuerzo a base de hot dogs y patatas fritas...).

Devil's Tower, encuentros en la torre del demonio_page8_image9

El parque es de una gran riqueza faunística y se pueden admirar, entre otros a los perros de la predera que viven en una verdadera ciudad hecha de túneles subterráneos, así como ciervos, conejos salvajes, puercoespines, minúsculas pero vitalísimas ardillas, petirrojos, belloteros, carpinteros, halcones y buitres. Atención a las serpientes de cascabel, muy abundantes en la pradera, pero que, por fortuna, raramente atacan al hombre: Hay que poner mucha atención donde se sienta uno a descansar a la sombra de una roca , porque estos simpáticos pero venenosos animales adoran reposar a la sombra de una bonita roca y si los molestas .....

Devil's Tower, encuentros en la torre del demonio_page8_image8
Wyoming es, geológicamente hablando, extremadamente variado. Trilobites del Cámbrico de Gros Ventre fm., dinosaurios jurásicos de Como Bluff, triceratops cretacicos de Lance Creek fm., los famosos peces de Green River fm., los mammiferos de White River fm.: cualquiera de estos yacimientos es motivo suficiente para viajar a Wyoming, y, si a etas maravillas paleontológicas se suma la reciente adquisición por parte del Wyoming Dino Center de Thermopholis ( http://www.wyodino.org/ ) del bellísimo Archaeopteryx n. 10, no hace falta ninguna excusa para visitar el Devil's Tower National Monument, el Parque Nacional del Gran Teton y la enorme caldera volcánica del Parque Nacional de Yellowstone, donde, entre geysers, obsidiana, el bosque petrificado, los ciervos y los bisontes, el oso Yoghi robaba las cestas de la merienda.

Nando Musmarra © 1999-2008

Publicar un comentario